Los guardianes de la franja

post20141126-1b

Ocupar la portería del Rayo Vallecano ha supuesto una ardua tarea en los más de noventa años de historia franjirroja. Durante todo este tiempo, se han alternado temporadas en las que grandes cancerberos han sido los dueños de la garita en Vallecas con tiempos de mayor incertidumbre bajo palos.

Wilfred y Keller bien podrían tener un puesto de honor en el escalafón de la Avenida de la Albufera tanto por su labor en la portería como por su calado en la afición durante su servicio a la franja roja. Pero más allá de las aportaciones del nigeriano y del estadounidense, la historia portería del Rayo Vallecano esconde un gran número de historias que destacar.

TOÑO, EL ÚLTIMO EN LLEGAR

El último en sumarse al reto ha sido Antonio Rodríguez Martínez, Toño. Este alicantino de 34 años aterrizó en Vallecas tras una dilatada experiencia en el fútbol profesional con la intención de coger el último tren a la titularidad en Primera División. Hércules, Recreativo de Huelva, Racing de Santander, Granada y Elche avalan la trayectoria profesional del último inquilino de la portería del Rayo Vallecano.

El estreno que tuvo el alicantino no pudo ser mejor en sus primeros tres partidos: sólo 2 goles encajados en 315 minutos jugados, ambos encajados en el partido contra el poderoso FC Barcelona. Junto a él pugna por un puesto en el once Cristian Álvarez. También recién llegado este mismo verano, el argentino aterrizó en Vallecas con la vitola de portero titular. Formado en la cantera de Rosario Central, el ex guardameta de Espanyol encajó 10 goles en los primeros cinco partidos disputados de Liga (405 minutos).

El tercero en discordia es David Cobeño, icono del rayismo en el vestuario de Paco Jémez. Asume su rol de portero suplente, pero siente la franja como nadie y acepta como parte de su misión transmitir los valores de la entidad que representa a todos sus compañeros. Valentía, coraje y nobleza para la portería del Rayo Vallecano. El madrileño es el cuarto portero que más partidos ha disputado defendiendo al Rayo (127) en un total de 6 temporadas en las que ha encajado 167 goles.

LOS QUE MÁS HAN JUGADO

Para empezar, ponemos el foco en los guardametas que más veces se han vestido la camiseta franjirroja. Nos podríamos referir a ellos como “El Club de los 100”. Un total de siete porteros que han estado bajo los palos del Rayo Vallecano en más de 100 ocasiones. Siete nombres para la historia de la franja roja.

WILFRED AGBONAVBARE

Es el portero que más partidos ha jugado con el Rayo Vallecano. Hasta 177 veces ha defendido la portería franjirroja, en las que encajó 228 goles. El nigeriano aterrizó en Vallecas en 1990 con 24 años y tras seis temporadas, tres de ellas en Primera División, vivió sus últimos tiempos como futbolista profesional en el Écija.

Wilfred llegó a ser internacional con la selección de Nigeria vencedora de la Copa África y participante en el Mundial de Estados Unidos. En ese torneo el que fuera guardameta del Rayo Vallecano fue suplente de Peter Rufai. Actualmente desvinculado del mundo del fútbol, Wilfred fue homenajeado por la afición en el descanso del partido contra la Real Sociedad en noviembre de 2011.

Gracias a sus 6 temporadas en el Rayo Vallecano (3 en Primera, 3 en Segunda) Wilfred encabeza la mayoría de estadísticas históricas en la portería del Rayo Vallecano. El nigeriano es, sin duda, uno de los jugadores recordados con más cariño en la grada de Vallecas.

post20141126-1c

SAMPER

Es el segundo portero que más ha jugado con el Rayo Vallecano. Estuvo bajo los palos de la portería vallecana 148 veces. En total encajó 138 goles en las siete temporadas en segunda división con el Rayo Vallecano (1965-1972).

MORA

El tercer guardameta con más partidos en Vallecas es Mora (1979-1983). En las cuatro temporadas (141 partidos) que pasó junto a la Avenida de la Albufera encajó 165 goles. Llegó al Rayo Vallecano con 32 años, tras seis temporadas en el Barcelona.

DAVID COBEÑO

David Cobeño arrancó esta temporada con 127 intervenciones en la portería del Rayo Vallecano. El guardameta madrileño es uno de los referentes dentro del vestuario franjirrojo. Aunque tiene la dura competencia de Cristian y Toño, el capitán aún tiene la oportunidad de seguir mejorando sus números en el registro histórico de la franja. De momento, ya ha participado en una ocasión más, aunque fue con la derrota (2-3) frente al Eibar en Vallecas.

LOPETEGUI

El quinto en el ranking de partidos jugados es Julen Lopetegui (1997-2002). El actual entrenador del Oporto vistió la camiseta del Rayo Vallecano en 112 ocasiones en las que encajó 126 goles, entre Primera y Segunda división. Da la casualidad de que también llegó procedente del Barcelona en el año 1997. Vivió un ascenso a Primera y una de las épocas más gloriosas de la franja con su andadura europea de comienzos de década.

FÉREZ

Un solo partido menos que Lopetegui ha jugado Férez, que se alza a la sexta posición con 111 partidos disputados con el Rayo Vallecano. Cinco temporadas (1987-1992) con dos ascensos a Primera y un descenso a Segunda con 142 goles encajados.

ALCÁZAR

El último en entrar dentro del grupo de los +100 partidos es Alcázar (1974-1984). Pasó toda su carrera defendiendo la franja roja en 10 temporadas en las que disputó 109 partidos y encajó 138 goles. Cuenta con un ascenso a Primera y dos descensos a Segunda.

RECUERDOS ESPECIALES BAJO LOS TRES PALOS

Al margen de los destacados por la estadística, la parroquia franjirroja guarda especial recuerdo de otros porteros que pese a no haber disputado tantos partidos sí han sido claves en algún momento de la historia del club.

KASEY KELLER

En la lista no podía faltar el guardameta estadounidense. Pasó dos temporadas en la Avenida de la Albufera (1999-2001) en las que jugó 51 partidos y encajó 92 goles. Sin duda será recordado como el portero de la Uefa, al vivir junto con Lopetegui la temporada europea rayista 2000-2001. Posiblemente, uno de los mejores cancerberos que han pasado por Vallecas y uno de los más queridos y recordados.

PEDRO CONTRERAS

No pudo evitar el descenso del Rayo Vallecano en la única temporada que jugó en Vallecas (1996-97). En total disputó 41 partidos en los que encajó 60 goles, pero fue uno de los mejores de aquel Rayo Vallecano, en el que también estaban Guilherme, Klimowic o Ezequiel Castillo. Guardameta carismático.

ABEL RESINO

Sólo disputó 22 partidos con el Rayo Vallecano. Llegó en un momento complicado, para suplir al gran Wilfred. Jugó toda la segunda vuelta del campeonato pero fue suplente del nigeriano en los últimos tres partidos de Liga, así como en la Promoción ante el Mallorca. Posiblemente, una de las mayores alegrías de la afición rayista (junto con el Tamudazo). Abel era suplente en el partido de vuelta, pero Wilfred fue expulsado en el minuto 24. De modo que Abel ayudó a no encajar ningún gol ese día, y fue pieza clave en uno de los partidos más recordados de la Historia rayista.

post20141126-1d

EL ÚLTIMO PASO POR EL INFIERNO

El último periplo del Rayo Vallecano por Segunda B tuvo una duración de 4 temporadas en las que un total de 7 guardametas defendieron las porterías de Orúe, Míchel y Pepe Mel. Seis protagonistas que van desde Sergio Segura, titular en Arteixo en agosto de 2004, hasta Alfonso Martínez Zambrano ‘Tete’, titular en la mítica eliminatoria del ascenso contra el Zamora y pasando por Dani Roiz, Carlos, Javi Muñoz, Alberto y Rubén Falcón.

El paso por el infierno también sirvió para hacer amigos que posteriormente se unirían a la causa. Ese fue el caso de Dani Giménez, destacado en la eliminatoria por el ascenso contra el Zamora. El guardameta se sumó un par de años más tarde al proyecto franjirrojo y en la actualidad, tras pasar por las filas de la AD Alcorcón, prueba fortuna en el Betis en busca de otro ascenso a Primera División.

Curiosamente, el aterrizaje en el infierno tuvo como protagonistas a dos guardametas metidos a entrenadores. Julen Lopetegui y Jorge D’Alessandro fueron protagonistas desde el banquillo -junto con Txetxu Rojo- en el doloroso descenso del Rayo Vallecano. Esa campaña en Segunda División, ni Diego Sebastián Saja (30 goles encajados), ni Imanol Etxeberría (16 goles) ni el propio Sergio Segura (17) pudieron evitar que el equipo perdiera la categoría.

SERGIO SEGURA

Sergio Segura es de los pocos jugadores que han defendido la camiseta del Rayo Vallecano en Primera, Segunda y Segunda División B. Sin embargo, en el caso del guardameta madrileño le queda el dudoso honor de haberlo hecho en secuencia descendente, participando en dos descensos consecutivos y permaneciendo dos años más en la categoría de bronce sin conseguir el ascenso.

En su etapa en Segunda B, Segura fue titular indiscutible con Carlos Orúe durante los primeros dos tercios del campeonato. Sin embargo, fue Dani Roiz el que defendió la portería franjirroja en el tramo final de temporada, incluyendo la eliminación contra el Real Unión de Irún en el playoff de ascenso.

DANI ROIZ

Nacido en San Vicente de la Barquera y formado en la cantera del Racing, el paso de Dani Roiz por el Rayo Vallecano se limita a 7 partidos de Liga, 1 de Copa y 2 de playoff de ascenso. Sus espectaculares condiciones no fueron suficientes para que el guardameta diera el salto a equipos de mayor nivel durante su dilatada trayectoria.

Internacional en las categorías inferiores de la selección (Mundial Sub’17 de Egipto y Campeonato de Europa Sub’18 de Suecia), Roiz terminó por colgar las botas en 2011 después de una dilatada trayectoria en equipos como Palencia, Avilés o Atlético Baleares entre otros.

CARLOS

La participación de Carlos Sanavia Serrano en el Rayo Vallecano es poco más que simbólica. Con el equipo ya clasificado para disputar el playoff, Orúe le hizo debutar en la última jornada de la liga frente a su equipo de origen (RSD Alcalá).

ALBERTO

Alberto Cifuentes fue el portero (70 partidos) con mayor protagonismo en la última etapa del Rayo Vallecano en Segunda B. Titular a las órdenes de Míchel y de Pepe Mel, el ex del Mallorca se marchó de Vallecas sin conseguir el sueño del ascenso. Para el recuerdo quedan miles de anécdotas como la celebración del gol en Talavera corriendo a campo contrario y encajando gol en la siguiente jugada al no haber recuperado aún la posición.

Desafortunadamente, el buen hacer del guardameta durante su etapa en Vallecas no pudo tener un final feliz. A pesar de detener un penalti en la eliminatoria de ida frente al Eibar, el triste desenlace de Ipurúa puso punto y final a la trayectoria de Alberto en Vallecas. Salamanca, Murcia y La Hoya Lorca han seguido disfrutando de sus intervenciones en los últimos años.

JAVI MUÑOZ

Raramente un portero que juega tan poco despierta tanto cariño entre la afición. El carácter de Javi Muñoz y su cercanía con los aficionados despertaron la simpatía del rayismo con el sevillano en esos momentos de dificultad de Segunda B. Fue titular en Copa en una edición en la que el Rayo Vallecano consiguió eliminar a un equipo de Primera como el RCD Espanyol y poner en dificultades a un Sevilla que vivía un gran momento deportivo.

Aunque Pepe Mel le otorgó la titularidad en los últimos compases del campeonato, todo quedó en un toque de atención a Alberto y Javi Muñoz vivió las eliminatorias contra Portuense y Eibar desde el banquillo.

Vecindario, Lugo, Ciudad Lorquí y Villanovense fueron sus siguentes pasos al salir de Vallecas.

RUBÉN FALCÓN

La aportación de Rubén Falcón -con experiencia previa en Zaragoza, Almería, Eibar y Huesca- no fue la esperada durante sus dos temporadas en el Rayo Vallecano. El guardameta llegó como teórico titular de la mano de Pepe Mel para conseguir el ascenso a Segunda. Aunque se consiguió el objetivo colectivo, Falcón perdió pronto la titularidad y fue Tete el encargado de asegurar la portería franjirroja durante gran parte de la temporada.

Al año siguiente, ya en Segunda División, Falcón quedó a la sombra de Cobeño y sólo pudo disputar dos partidos de liga, ambos frente al Real Zaragoza. Ahí precisamente reside uno de los mejores recuerdos de su paso por Vallecas gracias al triunfo 2-3 en La Romareda en el que Rubén Falcón fue titular por una indisposición repentina de Cobeño y firmó una gran actuación.

TETE

Nacido en Almendralejo, la historia de Tete -Mérida, Ciudad de Murcia, Xerez, Salamanca, Rayo Vallecano, Deportivo y Extremadura entre otros equipos- es la historia de un obrero del fútbol. Aterrizó en Vallecas el mismo día que Manolo, ambos para jugar un rol de teóricos suplentes. Curiosamente, ambos terminarían siendo piezas claves en las eliminatorias de ascenso a Segunda División frente a Benidorm y Zamora.

Tras comenzar el año en el banquillo, Tete desplazó a Rubén Falcón del once titular de Pepe Mel, ganándose la confianza del técnico madrileño. Participó en un total de 23 partidos esa temporada del ascenso. Como premio permaneció un campaña más en Vallecas, pero jugó un papel residual a la sombra de Cobeño y el propio Falcón, disputando un único encuentro con el Rayo en la categoría de plata.

post20141126-1e

FÉREZ

La vida, esa que dicen que es corta y más vale que la disfrutes, le hizo pasar por ese túnel oscuro del que hablan hace poco más de un año. Dos infartos cerebrales volviendo de Pamplona le dieron un aviso. Acostumbrado a sacar balones de la escuadra y bajo la raya de gol, ese día amaneció de nuevo y ahí sigue, llevando la preparación de porteros del Almería desde hace más de cinco años.

Atrás queda Vallecas y la promoción de 1988 en Murcia, el ascenso con Felines en 1989 contra el Dépor y una temporada nefasta con el consiguiente descenso a 2ª División. Su paso por Vallecas dejó huella y más cuando vivió bajo la sombra de Wilfred el 3º ascenso del Rayo en 1992 en el siempre recordado 4-1 contra el Castellón, ya bajo la batuta de Camacho.

JAVIER YUBERO

Real Sociedad, Betis, Éibar y Rayo entre otros para marcharse sin casi hacer ruido con sólo 33 años víctima de una grave enfermedad. Así también es el fútbol por desgracia. Irundarra de nacimiento, atrás quedará también su paso por Amurrio, Zamora y Lanzarote, hasta que a poco de firmar con el Torredonjimeno un cáncer de páncreas le obligara a dejar el fútbol.

En Vallecas pocos se acordarán ya de su ascenso a 1ª División con el Rayo de Juande Ramos, allá por junio de 1999 en la promoción contra el Extremadura de Benítez, en un equipo donde la sombra de Lopetegui y Keller siempre fueron muy alargadas.

CLAUDIO, FRACTURA DE TIBIA Y PERONÉ

Gallego de Carril (Pontevedra), Claudio Silva García llegó al Rayo procedente del Sporting de Gijón de la mano de Héctor Núñez y bajo la alargada sombra de Tirapu y Ortiz. Era el Rayo de los Pepín, Capón, Morón, Mendizabal, Trobbiani, Javi Rey, Rubén Cano, Soto…titular indiscutible desde la primera jornada, todo se torció el 10 de noviembre de 1985 contra el Cartagena de Mesones.

Jugada fortuita en el minuto 8, balón dividido hacia el área rayista, banda de la Albufera casi a la altura de “Los Petas” y un sonido seco dejó mudo a Vallecas. Brizzola no tuvo la culpa de nada y Claudio se jugó la pierna a ras de suelo por su equipo…y lo pagó con una fractura de tibia y peroné. Su salida en camilla cruzando todo el Estadio nunca se olvidará con Vallecas en pie despidiendo al portero rayista.

Esa lesión le apartaba del fútbol hasta nada más y nada menos que el 24 de mayo de 1987, con ya 30 años. Serían sólo 3 partidos más, pero Claudio se merece ese trozo de historia en el Rayo.

ESTADÍSTICAS EN PRIMERA DIVISIÓN

Un total de 23 guardametas han tenido el privilegio de defender la portería del Rayo Vallecano en Primera División. Desde los 6675 minutos de Wifred hasta los 35 de Aparicio (Temprada 2002/03), todos han realizado su aportación a la historia de la franja.

Rubén es el portero que más veces ha recogido la pelota del fondo de las mallas. Con un total de 113 goles encajados el actual jugador del Almería supera a Wilfred (109), a pesar de haber disputado 12 partidos menos. En ese sentido, Julen Lopetegui tiene el mejor registro de goles encajados por minuto, ya que sólo recibió un tanto cada 72 minutos de juego durante los 44 encuentros que disputó en Primera División.

LOS PORTEROS DEL RAYO EN PRIMERA

post20141126-1g

Relación alfabética de porteros del Rayo Vallecano en Primera División con sus partidos, minutos y goles encajados entre paréntesis: Abel (21/1887/34), Alcázar (39/3465/66), Aparicio (1/35/1), Arteaga (23/2025/37), Carou (6/540/8), Cobeño (29/2480/61), Contreras (41/3690/60), Cristian (8/676/15), Dani (13/1064/20), España (7/588/14), Etxeberría  (63/5604/92), Férez (25/2191/43), Joel (13/1170/28), Keller (51/4573/92), Lopetegui (36/3167/44), Mora (32/2880/55), Pascual (9/810/16), Rubén (64/5607/113), Segura (12/1021/22), Toni (13/1017/18), Toño (5/431/6), Villalvilla (14/1229/32) y Wilfred (76/6675/109).

LOS QUE NO LLEGAN O LLEGAN DE OTRA FORMA

A pesar de tratarse de un club modesto, con una necesidad imperiosa de mirar hacia la cantera en ciertas situaciones, el salto a la portería del primer equipo del Rayo Vallecano no es nada fácil. Varios han sido los ejemplos que ilustran esta dificultad en las últimas temporadas.

Juan Carlos Martín llegó desde Guadalajara a Vallecas siendo un chaval en 2006. El cancerbero cumplió con todos los plazos teóricamente establecidos, participando en pretemporada con el primer equipo. El doble ascenso del filial y del primer equipo y la llegada de Sandoval al primer equipo le abrieron una puerta al fútbol profesional, aunque sólo pudo disputar un partido oficial con la franja.

Fue en el último partido de la temporada 2010-11 contra el filial del FC Barcelona. Un doblete de Tello y un gol más de J.Soriano dieron el triunfo a los de Luis Enrique en una jornada especial para un Juan Carlos que tuvo que buscar mejor fortuna en el Hércules de Alicante. Su posterior paso al Córdoba le dio la oportunidad de gozar de minutos en Segunda División y hoy en día es titular en Primera.

Parecida es la historia de su compañero de quinta en el filial del Rayo Vallecano. Ismael Martínez puso fin este verano a una larga trayectoria en la cantera franjirroja y lo hizo sin dar el salto definitivo al primer equipo.

La consolidación del equipo de Paco Jémez en Primera División, con la llegada de porteros con más experiencia en el fútbol de primer nivel, terminó por cerrar el paso del joven guardameta formado en la cantera de Vallecas. Fuenlabrada ha sido la siguiente parada en una carrera que aún está por dibujar. Aún más curioso es el caso de Daniel Hernández. A pesar de tener unas condiciones espectaculares, el guardameta internacional por Venezuela tampoco pudo dar el salto al primer equipo del Rayo Vallecano.

Tras jugar cedido en Jaén y Huesca, Dani terminó desvinculándose del Rayo Vallecano. Valencia y Murcia fueron sus siguientes estaciones antes de encontrar la oportunidad de jugar en Primera con el Real Valladolid. Hoy en día prueba fortuna como cedido en las filas del Asteras Tripolis de la liga griega.

post20141126-1f

PINCELADAS DE UNA HISTORIA POR CONTAR

Por increíble que parezca, la historia de un equipo como el Rayo Vallecano está aún por escribir. A diferencia de los registros existentes en otras entidades similares, la historia de la franja roja esconde millones de datos y anécdotas jamás contadas. Las estadísticas oficiales se limitan a las temporadas en Primera y Segunda División pero no reflejan lo sucedido antes de la década de los sesenta.

En ese sentido, pocos son los datos relativos a los guardianes de la franja en sus primeros años de historia. La única fuente fiable es la de Juan Jiménez Mancha, autor del libro “Los orígenes del Rayo Vallecano” y con el cual hemos repasado algunos apuntes destacados en la portería del Rayo Vallecano.

El primer portero del que se tiene noticias fue Perse, alineado el 27 de julio de 1924 con el estreno del primer campo que tuvo el Rayo Vallecano, el de Las Erillas. Ganaron los locales por 1 a 0 al Sporting Club Galileo. En el equipo infantil que tenía en Rayo (no existía la categoría de juveniles), el primer portero del que se tiene noticias fue Emilio González Rubio, hermano de Luis González Rubio, el jugador al que se le ocurrió el nombre del equipo (Agrupación Deportiva Rayo Vallecano).

APUNTES

– De 1925 sabemos que era portero un tal Pérez. En sólo un años habían cambiado muchos jugadores del equipo.

– A finales de los años veinte el portero titular era Ángel López

– En los años inmediatamente anteriores a la Guerra Civil, el portero titular era claramente Garrote (aparece en las tres alineaciones que he visto publicadas, de 1935 y 1936)

– También en los años previos a la Guerra, jugó de portero durante no mucho tiempo Antonio Grande, uno de los miembros de la famosa saga rayista de los Grande, formada por las grandes figuras Benito, Chocolate y Manuel (Lolo), y que tuvo a Toni Grande, actual ayudante de Vicente del Bosque, como último representante en los años sesenta.

CARNICERO, FUMISTA Y SASTRE

Tras la Guerra, se incorporó al club uno de los porteros más famosos de su historia: Mariano Sobrino (Mariano Sobrino Ortiz), Mariano para todos, uno de los mejores porteros nacidos jamás en el Puente de Vallecas. Fue luego importante directivo del club. A finales de los años cuarenta, destacaron como cancerberos del equipo Bautista Pérez, Antonio del Amo y Antonio Aranda.

LOS AÑOS CINCUENTA

En los años cincuenta hubo muchas entradas y salidas en el club en el puesto de portero: Oreja (cedido por el Atlético de Madrid, jugó sólo de septiembre de 1949 a enero de 1950, cuando fue traspasado pro el Atleti a la Real Sociedad; fue el portero del estreno del equipo en Tercera División), Andrés Martínez, el mítico Mariano Sobrino en una nueva etapa ya mayor, Manuel Verdasco (tío abuelo del famoso tenista actual Fernando Verdasco, cedido por el Plus Ultra) y Valentín Barco Brañas (conocido como Barco, fichado en la temporada 1954/55, de Pontevedra, portero muy bueno, fichado del equipo de la base aérea de Getafe, donde prestaba el servicio militar; fue uno de los porteros del ascenso a Segunda División en la temporada 1955/56)

En la temporada 1955/56 se consigue el ascenso a Segunda División. Eran porteros Barco, Merencio González (fichado esa temporada) y el popular y carismático Miguel Martínez Leyva, que había jugado en el Atlético de Madrid y cuyo nombre daría origen a una de las primeras peñas con nombre de jugador creadas en la historia del Rayo Vallecano. Leyva fue el titular en el partido en el decisivo partido contra el Tarragona en el que se logró el ascenso a Segunda División. Era muy querido y famoso en el Puente.

JUGADORES DE CAMPO Y PORTEROS

Como curiosidad, hasta 1958 no estaba permitido realizar en partidos de categoría nacional sustitución alguna de jugadores ya que sólo se permitía que un jugador de campo reemplazase a un portero lesionado hasta que éste se reincorporase al campo tras ser atendido. Por tanto, en algunos partidos se tuvieron que poner al frente de la portería defensas, medios o delanteros.

Uno de los casos más recordados fue el del famoso medio Sito, que se tuvo que poner de portero en el encuentro disputado en casa del Villafranca (un verdadero patatal, y encima estaba muy embarrado y llovía) porque Barco había sido expulsado. Ganó el Villafranca por 2 a 1. Al subir a Tercera la prensa publicó los oficios de los jugadores, prácticamente todos amateurs: Barco era carnicero, Merencio era fumista y Leyva sastre.

FUENTES DE DATOS EXTERNAS: futbolbe.com, bdfutbol.com
AGRADECIMIENTOS ESPECIALES: Alejandro Castellón, Fernando Sebastián, Juan Jiménez Mancha

Post a comment