post20141001-1a

Haciéndose malo jugando a lo bueno

Por tercer año consecutivo Paco Jémez elabora fútbol de calidad en el modesto laboratorio de Vallecas. Al más puro estilo de Walter White y Jesse Pinkman en la conocida serie “Breaking Bad“, el entrenador cordobés combina los ingredientes de los que dispone de una manera única. La química hace el resto y, más allá de alguna explosión no controlada, el producto final goza de una pureza que se ha convertido en orgullo del barrio.

Y es que el Rayo Vallecano actual es simplemente distinto, diferente al resto de productos del mercado. Una altenativa única y auténtica con la esencia que desprenden unos valores alejados de la mezquindad y cobardía. El fútbol que despliegan los de la franja roja deja en evidencia, semana tras semana, a todos aquellos que adulteran el juego con altas dosis de racanería. Al mismo ritmo que el Señor White tornaba en ‘Heisenberg’ un entrenador desconocido como Paco Jémez se ganaba a pulso su buena fama entre la comunidad científica del fútbol.

Cierto es que el personaje de ficción y el entrenador del Rayo comparten ciertos defectos de forma a la hora de conseguir su propósito, pero el rotundo éxito de la serie obliga a dejar a un lado este tipo de circunstancias. Lo cierto es que su determinación -combinada con altas porciones de trabajo y una gran capacidad analítica– hace posible un producto único. Un fútbol que combinado con el color y el sonido de la Vallecas se convierte en una agradable medicina difícilmente reproducible en laboratorios más sofisticados.

Este fin de semana Jémez intentará combinar la pseudoefedrina que desprende la grada, el fósforo franjirrojo y cristales de buen fútbol para tumbar al poderoso FC Barcelona. Puede que el alto nivel de industrialización del conjunto blaugrana quede lejos del alcance de la modesta caravana-laboratorio de los vallecanos, pero la esencia del fútbol de la franja no corre peligro, más bien todo lo contrario. Mientras la mayoría equivoca el camino haciéndose buenos jugando a lo malo, Jémez triunfa haciéndose malo jugando a lo bueno.  “I am not in danger Skyler, I am the danger”, que diría Walter White. Éxito rotundo.

RHOpinionFirmaJCO

Post a comment