El Rayo Femenino, ejemplo de la agonía del deporte femenino

CONTEXTO DEL DEPORTE FEMENINO

Tema áspero, controvertido, polémico y cargado de sentimientos encontrados que se entremezclan a la par. Aquí va mi lectura de la situación del Rayo Vallecano en su sección femenina. A quien no le guste ya sabe lo que tiene que hacer: no leerme.

La cúpula del club ha dicho basta, que se acabó, que no hay “cash” suficiente para afrontar una temporada más al nivel de gastos habitual. Justo o injusto, el “chiringuito” de la Albufera tiene unos dueños y son ellos los que por suerte o por desgracia administran la entidad fundada allá por mayo de 1924. El romanticismo ha muerto. Atrás quedan las mieles del éxito de la sección más laureada del club, las Willy, Adriana, Burgos, Natalia, Bermúdez, el Rossiyanka ruso, el Valur Reykjavick islandés, las fotos en Londres contra el Arsenal Ladies, la Champion en Vallecas, la Copa de la Reina de 2008, las Ligas en 2009, 2010, 2011 y lo que más duele ya en frío: contratos acordados entre copas de cava y promesas al aire con Jesús Fraile y Teresa Rivero a la cabeza con más de 500.000€ de presupuesto anual.

Criado bajo las faldas y el auspicio de los Ruiz Mateos, casi como un capricho de la Presidenta, todo fue un camino de rosas para el Rayo féminas. Una burbuja artificial en un deporte minoritario, sin apoyo mediático ni repercusión suficiente, con apenas patrocinios privados y en el que ahora no se puede competir con los transatlánticos del FC Barcelona, Athletic y Atlético de Madrid.

Quien pensara que el fútbol femenino de primer nivel iba a esquivar la crisis era un iluso. Dieciséis clubes integran la Primera División con un montante total de casi 5 millones de euros de presupuesto aproximadamente. ¿Saben cuántos millones son los de la Liga masculina? Agárrense los machos: 1.860 millones de euros.

De esos 5 millones es el Barça con casi 600.000€ el que encabeza el listado. Detrás de él el Athletic, Real Sociedad y Levante con cifras superiores a los 350.000€, dejando el farolillo presupuestario al Levante Las Planas con apenas 50.000€…y ahí, le duela a quien le duela, va a estar el Rayo Vallecano en esta temporada 2014-2015. Mientras, allende los mares, clubes como el Tyresö sueco competirán por Europa con 900.000€, el Lyon francés con casi 4 millones de euros o el Wolfsburgo alemán, actual campeón de Europa, con cerca de un millón de euros. Es lo que hay y es lo que toca.

La apuesta de la institución que preside Martín Presa se ha plantado en los 60.000€ de gasto dejando el resto de los costes al posible aporte de patrocinios externos, dejando esa responsabilidad de búsqueda a las propias futbolistas de equipo. Ellas, a través de la plataforma digital “Patrocínalos” del diario MARCA se han lanzado a por 10.000€ de aporte extra. En algo más de dos semanas de vida esta acción de marketing apenas ha sumado 550€ y poco más que buenas palabras por las redes sociales.

Por ahí, buscando más de lo mismo, andan nada más y nada menos que 18 medallistas olímpicos, 90 medallistas en Campeonatos del Mundo y 153 en Campeonatos de Europa. Casi nada. Ejemplos como el de la marchadora July Takacs, la haltera Lidia Valentín o las olímpicas en vóley playa Elsa Vaquerizo y Liliana Fernández, no son más que casos de deportistas femeninas con muchísimo más currículo internacional que las futbolistas del Rayo Femenino, y que pidiendo cantidades mucho menores que éstas no están cubriendo las aportaciones solicitadas. Todo esto teniendo gran repercusión en medios cuando consiguen medallas en campeonatos internacionales.

MENTIRA EN VOZ ALTA

¿Error, engaño, causa perdida? Llámenlo como quieran que aquí ya todos somos mayorcitos de edad, dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras. Valga mi reflexión para despertar conciencias o no. Creer que el profesionalismo en deportes incapaces de generar ingresos y con nulo retorno de la inversión no están condenados a su extinción, no es más que alargar una agonía y vivir de un pasado reciente, soleado y lleno de florecitas. ¿Solución? Promoción deportiva de base, escuelas, fomento de los valores del deporte, inversión en instalaciones y le pese a quien le pese, esperar a tiempos mejores con un equipo en una Liga no nacional que no soporte gastos de viajes, licencias de Primera División o gastos de alojamiento.

Considerar que la empresa privada va a entrar en el patrocinio deportivo del fútbol femenino no es más que una mentira en voz alta y jaleada por unos pocos, que por mucho que se repita muchas veces no se va a convertir en una verdad. Muy lejos queda ya el acuerdo entre el Consejo Superior de Deportes y los empresarios -con la CEOE a la cabeza- y su “España compite”. Su introducción en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2014, por mucho que haya obtenido la consideración de Actividades de Mecenazgo Prioritario las aportaciones y donaciones por parte de las empresas -con un máximo de 50.000€, y deducibles hasta un 40% en la cuota del impuesto sobre sociedades- se ha quedado nada.

En el caso del Rayo Femenino, sólo llegan pequeñas donaciones de 10€, 50€, 100€ a lo sumo, aportadas por rayistas de corazón que con toda su buena voluntad suman su granito de arena a una causa más que difícil de digerir, pero obligatoria viviendo la actual agonía del deporte femenino, y en especial de un fútbol que sigue alojado en un caduco estado de “todo vale”, opio del pueblo y nido de mangantes sin escrúpulos.

RHOpinionFirmaFS

post20140720-1c

RAYO FEMENINO

TEMPORADA 2009-10

Post a comment