El Rayo de Di Stéfano

post20140708-1b

ALFREDO DI STÉFANO

(1926-2014)

Imagen Diario As

Entrenador de la Agrupación Deportiva

Se ha ido sin apenas hacer ruido con 88 años. Todos recuerdan sus cinco Copas de Europa, su secuestro, su polémico fichaje por el Real Madrid, el nacimiento de la “Quinta del Buitre”, su Liga y Recopa en Valencia, …pero como siempre y por desgracia, pocos recuerdan que Di Stéfano fue entrenador de la Agrupación Deportiva Rayo Vallecano.

Volvía a Madrid, a su casa de siempre tras 4 años en un Valencia que llegó a ganar la Liga. Se hizo cargo del Rayo que había dejado el uruguayo Héctor Núñez allá por el verano del 75 en 8ª posición, pero que bajo la presidencia de Marcelino Gil ansiaba un ascenso que salvara a corto plazo las urgencias económicas de un equipo desahuciado en Vallehermoso sin fecha de retorno a Vallecas.

Su Rayo mantenía el bloque del año anterior con los Aramayo, Anero, Uceda, Fermín, Felines, Alvarito, Potele, Rocamora y Francisco. Debutó a primeros de septiembre contra el Calvo Sotelo y las crónicas de la época hablan de un gol de Artero con el partido recién comenzado y un segundo gol nada más salir de los vestuarios del viejo estadio de la Avenida de Filipinas. Se hizo fuerte en casa con victorias contra Sant Andreu, Tarrasa y Córdoba, pero el once de Di Stéfano no terminaba de cuadrar su fútbol fuera de casa. La racha de derrotas en las navidades del 75 ante Cádiz, Málaga y Ensidesa enrarecieron aún más el ambiente.

Dicen que la afición vallecana estaba dividida en la balanza del míster: muchos apoyaban la gestión del entrenador, que además contaba con la preparación física del “profe” Álvarez del Villar, y otros tantos consideraban que el Rayo Vallecano no tenía plantilla suficiente para afrontar un salto de calidad que permitiera aspirar al ascenso a Primera División.

Destituido sin estrenar el Nuevo Estadio de Vallecas

La derrota contra el Calvo Sotelo abriendo la segunda vuelta dio una vuelta más de tuerca ante el ultimátum de dos partidos en casa que sentenciarían a Di Stéfano: derrota 1-2 ante el Deportivo de la Coruña y victoria por la mínima ante el Huelva con gol de Potele, prepararon la que sería la última semana del míster en la previa contra el Sant Andreu.

Un partido paupérrimo, con decisiones arbitrales más que dudosas del vallisoletano Ausocua, penalti en contra, expulsión de Anero y “rajada” contra el juez de la contienda, no hizo más que alargar la semana hasta que en una escueta nota, Marcelino Gil en nombre de la Secretaría Técnica del club, mandaba a los medios la decisión de destituir a Di Stéfano. Eso sí, se le agradecieron los servicios prestados antes de poner el equipo a cargo del de siempre: Olmedo.

Con sólo 48 horas de preparación llegaba un Alavés a Vallehermoso que pagó los platos rotos con el nuevo técnico viendo al equipo desde el palco y sentando en el banquillo a Alvárez del Villar junto al veterano Felines casi haciendo de segundo entrenador. Di Stéfano se quedó sin debutar en el Nuevo Estadio de Vallecas que por fin se inauguró en la última jornada de Liga contra el Valladolid, para decir adiós a una temporada extraña que por fin sería la antesala a la magnífica temporada del primer ascenso a Primera División, ya con García Verdugo en el banquillo.

Sorry, the comment form is closed at this time.