post20140614-1a

Alta fidelidad

En los años ´60 del pasado siglo se hicieron muy populares unos aparatos reproductores de sonido que permitían escuchar música en casa con una calidad más que razonable. Su reproducción era tan buena y tan parecida al original que se había grabado en los estudios musicales, que les hizo valedores del término Alta Fidelidad, traducción al castellano del acrónimo inglés Hi-Fi (High Fidelity).

En el fútbol, como en la música, la alta fidelidad también existe. Si entendemos por ella a algo o alguien que transmite los valores del original, no cabe duda de que los máximos representantes de la alta fidelidad son los aficionados.

El Rayo Vallecano ha cumplido el mes pasado 90 años. Pocos de nuestros abuelos, o padres, pueden decir lo mismo. Noventa años son muchos años y es difícil conseguir que los valores iniciales de quienes fundaron el Club se transmitan de generación en generación. Sin embargo, en Vallecas, aún existe la posibilidad de ver en vivo a quienes representan esos valores que vieron la luz en el origen de los tiempos.

Rafael Sanjuán es el abonado número 1 del Rayo Vallecano. Nació también hace 90 años, cuatro meses antes que el propio Club. Vivió en la casa donde se fundó, conoció el campo de Las Erillas, el Rodival, el viejo Vallecas, Vallehermoso… Ante sus ojos han desfilado un buen número de presidentes, decenas de entrenadores, cientos de futbolistas, de encuentros, miles de aficionados.

Llegar al número 1 en algo siempre es importante. Ser el número 1 de los aficionados del Rayo Vallecano es un enorme ejercicio de generosidad, de amor inmenso a los colores de tu equipo, de tu barrio, de tu calle: la Alta Fidelidad en grado sumo.

Rafael Sanjuán es el abonado número 1, como otros tantos números uno que hubo anteriormente. Su hija Toñi Sanjuán es la abonada número 96. Él y ella representan los valores de fidelidad a un Club que sólo los aficionados pueden ofrecer.

En el fútbol actual no busquen el compromiso eterno en los presidentes, directivos, entrenadores o jugadores que han pasado, pasan y pasarán por la Historia de un Club, porque salvo excepciones caídas de Marte no las encontrarán.

Va siendo hora de que la Historia de un club no se escriba solamente para recordar el gol que nos dio la salvación o el trofeo conseguido tras un disputado partido. Es el momento de dar valor a quienes mejor representan los sentimientos de un club, a quienes no abandonan al año siguiente porque tienen una oferta mejor o porque han llegado “cedidos”.

Toca recordar a quienes siempre están o estuvieron ahí. Todos ellos, los anteriores y los presentes, los pasados y los futuros, representan en Vallecas a quienes defienden los valores de un Club modesto con una idiosincrasia muy pero que muy especial.

Llega el momento de homenajear a toda la afición rayista, pasada, presente y futura. Ellos representan como nadie la máxima fidelidad a unos colores. Todos son, sin lugar a dudas, el abonado número 1 del Rayo Vallecano.

RHOpinionFirmaAL

 

Post a comment