post20150927-1a

Vuelta a la normalidad

El Rayo Vallecano de Paco Jémez ha vuelto a la normalidad. Esta afirmación puede parecer negativa en el contexto de una derrota, pero nada más lejos de la realidad. A pesar de no sumar punto alguno, el partido disputado en el Sánchez Pizjuán no puede servir para otra cosa que no sea confirmar que los vallecanos van por el camino correcto.

Sin un buen puñado de titulares como Zé Castro, Tito, Ebert o Pablo Hernández, el Rayo Vallecano compitió con el balón como principal arma arrojadiza durante los noventa minutos de juego. El Sevilla, un rival de calibre Champions y necesitado de puntos, golpeó primero con un gol de Gameiro que anulaba los esfuerzos de Jozabed y Javi Guerra por abrir el marcador. Ambos gozaron de dos ocasiones claras, pero fue la pegada sevillista la que decantó la balanza en la primera mitad.

De hecho, cuando todos pensaban en el tiempo de descanso, N’Zonzi aprovechaba un despiste de la zaga madrileña para hacer el segundo. Y es que el regreso a la normalidad del Rayo Vallecano también conlleva la presencia de ciertos errores de sistema difíciles de erradicar.

El duro castigo en el ecuador del choque no desanimó a los franjirrojos. Los visitantes -apoyados de nuevo en la grada por un grupo de incondicionales que arropan al equipo en las buenas y en las malas- recortaron distancias muy

pronto gracias a un impresionante zapatazo de Bebé. El jugador portugués no marcaba desde mayo del 2014 y celebró con rabia su gran gol de libre directo.

El Rayo Vallecano empezó a ganar terreno, sintiéndose terriblemente cómodo con el control del juego. Con Trashorras al mando y Baena muy activo en la recuperación, el balón merodeaba con frecuencia el área de Sergio Rico. Así las cosas, el guardameta no podía hacer nada ante un disparo seco que de Javi Guerra que se colaba como un misil por el palo corto del meta sevillista. Mención especial para el delantero malagueño, un auténtico referente en punta con un olfato de gol llamado a marcar las diferencias las dos próximas temporadas en Vallecas.

Sin embargo, con el Sevilla desconcertado, los de Jémez desaprovecharon un par de ocasiones claras y sufrieron su particular coitus interruptus. Lejos de mejorar las cosas, la salida de Lass por un gris Embarba no hizo sino desconectar todos los cables que estaban funcionando. Bebé desapareció, las combinaciones colectivas pasaron a ser arrancadas individuales y el Sevilla empezó a recuperar el aliento.

Cierto es que el propio Lass estuvo a medio metro de hacer el tercero con un gran disparo, pero la sensación de rival resucitando ganaba enteros en el feudo sevillista. Emery movía el banquillo en busca de aire fresco y apostaba por Konoplyanka,

a la postre definitivo. Jémez también buscaba oxígeno con Manucho, pero esta vez el ariete no aportó lo que se esperaba de él.

Y en el minuto 83 llegó la jugada clave del partido. Una pérdida de Baena en la medúlar terminaba con Amaya derribando a Gameiro. El francés ponía de su parte para que Hernández Hernández no sólo considerase falta sino que amonestase al central vallecano, que ya tenía una amarilla tras un pique con Iborra en la primera mitad. Expulsión y, lo que fue peor y definitivo, gran gol de falta de Konoplyanka para decantar el partido a favor del Sevilla.

Desfondados por el esfuerzo y con un hombre menos, los de Jémez apenas tuvieron ocasión de acercarse al área rival en los últimos cinco minutos del choque. El pitido final dejó paso a la decepción inmediata por regresar con las manos vacías después de una actuación notable, pero como viene sucediendo durante los tres últimos años la puntuación se ajustará con el paso de las semanas: lo que no sirvió para sumar en Sevilla servirá para sumar, de tres en tres, muchas otras veces. Normalidad futbolística en Vallecas.

RHOpinionFirmaJCO

PUNTUACIONES RAYO HERALD

7 TOÑO

7 NACHO

6 AMAYA

7 LLORENTE

7 RAT

8 BAENA

8 TRASHORRAS

8 BEBÉ

6 EMBARBA

8 JOZABED

9 JAVI GUERRA

5 LASS

5 MANUCHO

DORADO

9 JEMEZ

TAGS >

Sorry, the comment form is closed at this time.