post20141102-1a

Qué noche la de aquel día

Atrás había quedado, no sin mucho sufrimiento, el Racing Portuense. El Rayo Vallecano buscaba en una lluviosa tarde de fútbol en Vallecas, aún ajeno al triste desenlace que el esperaba unos días después en Ipurúa, el ascenso a Segunda División. La eliminatoria a cara de perro contra el Eibar ya forma parte de la historia de ambos conjuntos que ocho temporadas más tarde coinciden en Primera.

Alberto, Coke, Amaya, Mainz, Baquero, Cubillo, Enguix, Albiol, Benítez, Míchel y Piti fueron los elegidos por Pepe Mel para afrontar el choque esa lluviosa tarde noche de junio. También jugaron Collantes, Zazo y Diego Torres, aunque el protagonismo quedó reservado para dos puestos muy concretos: el portero y el delantero.

Francisco Medina Luna ‘Piti‘ había llegado desde el Hércules de Alicante unas semanas antes. Su impacto en el equipo fue inmediato hasta el punto de convertirse en el referente del ataque franjirrojo. En un periodo de tiempo muy corto, Piti combinó todas las sensaciones posibles con la franja. Marcó en el Puerto de Santa María, se lesionó en el abductor y fue duda contra el Eibar, se recuperó milagrosamente a tiempo, aprovechó una gran asistencia de Cubillo para superar a Zigor con un toque magistral, fue expulsado injustamente y terminó viendo desde la grada de Ipurúa como se esfumaban las opciones de ascenso del Rayo Vallecano.

En el otro extremo del campo Alberto Cifuentes se convertía en héroe por un día. A falta de diez minutos para el final del partido, el guardameta manchego ponía el balón en juego de manera defectuosa, obligando a Antonio Amaya a cometer un penalti claro para evitar el gol armero. Etxabe

apostaba por pegarle fuerte y al centro, pero Alberto aguantaba el tipo y desviaba el esférico con el pie. Para el recuerdo queda su aparición en la zonamixta mostrando la bota, destrozada tras el impacto, con la que había detenido el lanzamiento desde los once metros.

El desafortunado horario de esta jornada evitará que se reproduzca el ambiente festivo que esa noche de junio de 2007 inundó Vallecas. Y es que aunque ambos conjunto coincidieron en Segunda División hace varias campañas, el hecho de volver a encontrarse en la máxima categoría del fútbol nacional es sin duda especial. Por imposible que pareciera en aquella promoción de ascenso en Segunda B, Eibar y Rayo Vallecano son a día de hoy equipos de Primera que ni siquiera están en una posición comprometida en la tabla.

Aunque en esta ocasión sean otros los protagonistas lo cierto es que Zigor, Baquero, Alaña, Enguix, Fagoaga, Benítez, Iñigo y Collantes son, entre muchos otros, nombres que recuerdan a las aficiones de estos dos equipos modestos de dónde vienen y lo que siempre han sido. Algunos retirados, otros disfrutando de la élite en otros equipos e incluso Antonio Amaya, de vuelta este año a Vallecas, repitiendo en la misma foto del once titular de esa noche de 2007. Detalles infinitos que siempre deja el fútbol modesto.

RHOpinionFirmaJCO

 

Post a comment