post20151123-2a

Progresa adecuadamente

Cumplió el Rayo en Getafe y lo hizo con creces para la que estaba cayendo en la gélida noche del lateral de la M-45. Ha cogido el equipo de Jémez el bendito hábito de visitar el Coliseum Alfonso Pérez y sacar tajada para Vallecas, desde que Michu inaugurara tremenda moda. Si las citas anteriores siempre se saldaron con victoria plácida, en la de ayer tocó remar contra corriente para pescar un punto que en muchos momentos fue un cero patatero y fin a una bonita relación. Por líneas el notable fue alto si valoramos la primera parte contra la segunda: drama en la sesión inicial y esperanza en el desenlace para lo visto.

Empezando por la portería, trago amargo el de Juan Carlos conociendo que era suplente con Toño y pendiente de sus minutos en Copa del Rey tras la baja de Cobeño. Al canterano le han traído a Joel desde Valencia sabiendo en todos los mentideros de la corte que Paco le quería desde el verano. Aun así cumplió con creces mostrándose seguro tanto por bajo como por alto, jugando fiel al estilo que marca el cordobés y con el único borrón de un balón que no fue gol de milagro. No, no fue, fin del tema. Paco ya ha dicho que jugará el que mejor esté, gran noticia para todos.

La defensa de atrezzo sufrió como siempre, cosa que no pilla ya a nadie por sorpresa. Soberbio Llorente, enorme, excelso y con visos de convertirse en uno de los grandes del fútbol patrio a poco que le salgan bien las cosas. A su lado un más que multiusos y potable Dorado, aportando experiencia, con pocas ganas de complicarse, correcto e in crescendo.

A partir de ahí la baja del rumano Rat es otro cantar. Nacho la solventó como mejor pudo, pero lejos quedan ya las cabalgadas hasta línea de fondo tanto de él como de Tito. Hay lo que hay por la Albufera y tampoco parece que se confíe mucho en lo que hay en el banquillo. Noticia, volvió Amaya y eso es importante tanto para él como para los que saben lo que quiere al equipo. Aquí o remamos todos o moriremos sin llegar a la orilla.

Capítulo aparte el de la pareja de mediocentros. Cuando Baena en una jugada sin ton ni son ve una amarilla cantada, comienzan a verse las costuras del equipo en la línea medular. Trashorras no fue el de siempre y sin balón sufrió más de lo debido. A eso únanle el penalti marrado y la escasa participación en el dominio del lance. Perdonado queda y más cuando el de Rábade cumplía los 150 partidos con la franja. Crédito para el capitán de la franja.

Por allí y pegados a la cal aparecieron de inicio los Embarba y Bebé como dos locomotoras, tan rápidas como imprecisas hasta que Jémez se hartó, sí, otra vez. Fácil: Bebé a la calle por enésima vez pagando los platos rotos antes del descanso. “Habría cambiado a cuatro”, añadió en rueda de prensa. Nada nuevo en la oficina.

Por delante Jozabed intentándolo todo sin éxito, desarbolado como todo el equipo e incluso apurando hasta línea de gol su ánimo de defender, lo que le costó ser goleador por partida doble en el Alfonso Pérez. Lo arregló en cuanto pudo siendo el más listo de la clase en el despeje de Guatia y dejó la duda de si es la posición o el sistema de juego, pero algo le deja en cortocircuito sin poder mostrar si es o no media punta.

Arriba al suicidio Javi Guerra, el de siempre, el único. Imagino que mirará atrás y estará tranquilo mientras no se rompa. Sabe que no hay nadie que le haga sombra y hasta el aclamado Manucho ya se queda fuera de las convocatorias. En Getafe entró al banquillo Miku, imagino que por aquello del mejor recuerdo del venezolano y su anterior época en España, pero sólo hay un 9 en el Rayo y más vale que dure hasta mediados de mayo de 2016.

Para el expediente quedan los actores secundarios de Pablo Hernández y Ebert. El primero aún sin ritmo tras su lesión muscular volvió a dejar detalles del extremo que fue. Del alemán poco o nada en los 60 minutos que estuvo sobre el tapiz. Al menos estaba en la jugada del penalti que significó el empate, pero lejos aún del que fue rumor de fichaje de los de la Castellana en su paso por Valladolid.

Hasta aquí y a punto de abrir diciembre, 13º posición para el Rayo, 4 puntos sobre el descenso, sólo -6 goles en contra, 4 partidos ganados, 2 empatados y 6 perdidos, a la espera de un Athletic el domingo, por fin, en Vallecas, que si nadie lo arregla volverá a ser un cementerio testigo de la fiesta de la afición visitante. Pasen buen día.

RHOpinionFirmaFS

Post a comment