Las lágrimas de Eibar

24 de junio de 2007. Ese día el rayismo lloró. Los que estuvieron, los que no pudieron ir, los que jugaron y los que lo contaron. Seguro que hasta los que no eran rayistas entonces han llorado recordando la desolación de Ipurúa. Personalmente no he vuelto a ver el vídeo del partido. Mantengo recuerdos vagos de todo lo que vivimos a pie de campo, la mayor parte del tiempo al lado del banquillo junto a Javi Muñoz.

Recuerdo ver desde una perspectiva perfecta como el balón de Alaña sorteaba la barrera de Alberto. Recuerdo perfectamente como Pepe Mel intentaba dar aliento a un Coke al que le temblaban las canillas. Recuerdo a Amaya de delantero, la ocasión de Torres y Armentano y las lágrimas de Míchel sobre el pitido final. Pero sobre todo recuerdo dos imágenes, completamente antagónicas, de la afición desplazada. La primera, en el recimiento del equipo. La segunda, deambulando como zombies con la mirada perdida al final del partido.

Por todos estos recuerdos el último partido en Eibar fue especial. Con los dos equipos en Primera División la franja cerró el círculo y se llevó un triunfo que no pudo conseguir ese día. El milagro del fútbol modesto hace posible que a día de hoy los equipos pequeños planten cara cada fin de semana a conjuntos mucho más grandes y poderosos.

Post a comment