La ley concursal

18 de febrero de 2011. Si ha habido un tema escabroso en el que una dedicada labor informativa era vital para el rayismo ese ha sido el proceso concursal. Incontables han sido las piezas publicadas al respecto desde que el patriarca de la familia Ruiz-Mateos anunciase que el Rayo Vallecano se acogida a dicha ley hasta que el club consiguiera -ya con Martín Presa como propietario mayoritario de la franja- firmar el convenio de acreedores.

En puerta de vestuarios vivimos una jornada marcada por la incertidumbre el día que explotó todo. A partir de ahí, Rayo Herald informó de cómo Martín Presa se hizo con el Rayo Vallecano por una cantidad de 961,66 euros. El actual presidente de la LFP nos contó en primera persona todos las malas artes y tropelías a nivel de evasión de impuestos que habían llevado al Rayo Vallecano a un estado crítico: a menos de 24 horas de la desaparición.

La salida de los Ruiz-Mateos y la llegada de Martín Presa no calmó la ansiedad de una plantilla que conseguía el ascenso, a pesar de no cobrar, de la mano de José Ramón Sandoval. Atrás quedaba la posibilidad de que González Sobrino, en una información destapada por Rayo Herald, estuviera a un paso de hacerse con el Rayo Vallecano. La afición, muy involucrada, presionaba en Somosaguas en unos episodios vitales para el futuro de la entidad.

Los 12 litigios abiertos, la lista detallada de 300 acreedores y el primer levantamiento del embargo, clave para que el Rayo Vallecano no fuera disuelto, vieron la luz en Rayo Herald junto con los listados de accionistas minoritarios del club. Un camino que tuvo su penúltimo episodio en enero de 2014 cuando el juzgado aprobó el convenio de acreedores presentado por el Rayo Vallecano.

Post a comment