post20150507-1d

El Rayo toca fondo

Hundido y sin aire. Ahogado. El Rayo Vallecano sucumbió en su visita al Levante (2-1) en la confirmación de la pésima racha que ha llevado a los franjirrojos a concluir la primera vuelta del campeonato en penúltima posición con apenas 15 puntos. El conjunto rayista cayó con merecimiento y estrépito, disparando las alarmas tras la impotente imagen exhibida. Paco Jémez apostó por dar continuidad a varios hombres que días antes empataban en Copa frente al Atlético. El resultado, un equipo desnortado, con graves problemas línea por línea y constreñido al máximo por sus propias limitaciones. Por delante, un partido copero entre semana intrascendente para los intereses del club y una nueva visita a Valencia, en este caso a Mestalla. Allí aguardará otra de las desilusiones de la Liga, que a buen seguro ve en el Rayo el rival propicio para acabar con sus males. Lamentablemente, no hay argumentos para rebatir dicha visión.

RH NEGATIVO: IRRECONOCIBLES

Si algo había caracterizado al Rayo Vallecano desde su vuelta a Primera era la esencia del equipo pequeño con el orgullo por bandera y la victoria como meta, con independencia de quién estuviese enfrente. De un plumazo, en pleno desbarajuste de ideas en lo futbolístico, esta máxima se ha evaporado en cuestión de jornadas. Jémez había logrado canalizar la valentía del que a nada teme porque nada tiene con un planteamiento de ‘jogo bonito’ impropio de un cuadro con semejante presupuesto. Esto era así incluso hace dos años, cuando venían muy mal dadas y por estas fechas también encontrábamos al equipo en descenso. Muchos se aferran a aquella campaña y al subidón posterior como posibilidad factible este año. Sin embargo, las diferencias entre aquel Rayo y éste son notables. Por entonces se perdía, se encajaban goleadas, pero se intuía un despegue. Por entonces se llegaba a puerta, el juego no era desagradable. Faltaba acierto. La situación a día de hoy es bien distinta. El franjirrojo es un conjunto irreconocible, que parece haberse traicionado a sí mismo. Son las sensaciones que desprende. Mucho tiempo ha tenido que pasar mas sucedió en el Ciudad de Valencia: el Rayo tuvo miedo. Esta perturbación que atosiga tan a menudo a los pequeños se había mantenido lejos de la franja. Sobrevoló Valencia. Ambos tuvieron miedo a perder… y el final de la película ya lo saben, dejándonos un Rayo irreconocible.

RH POSITIVO: MOVILIZADOS E ILUSIONADOS

El desplazamiento a tierras levantinas de la afición del Rayo fue la mejor noticia que dejó el encuentro. Más de 500 hinchas se movilizaron -con la ayuda del club al fletar autobuses- para animar a los suyos. Por primera vez en meses el rayismo exhibía uno de sus estandartes en un estadio de fútbol. La complicada situación que se vive en Vallecas dio pie a rostros sonrientes e ilusionados que ni siquiera con el resultado en contra dejaron de lado al equipo. Es el disfrute al que aspira todo rayista. Vivir, sentir y abrazar con orgullo la franja, sea en el barrio, sea donde sea. Caer derrotado está asumido, es lo lógico a tenor de las capacidades. Aceptados esos límites toca apoyar en pos de un nuevo milagro. En Valencia se hizo para admiración de los presentes. Ojalá quede como el primero de muchos desplazamientos y animaciones ejemplares. Tiene pinta de que va a ser así. Ojalá no sea demasiado tarde.

RH NEGATIVO: VILIPENDIADOS

El contrapunto a la movilización vallecana lo puso el maltrato y el desprecio que tuvo que sufrir la hinchada rayista. Bajo excusas de lo más ridículo, los aficionados no pudieron introducir en el estadio elementos de animación. Otro episodio bochornoso, otro pisoteo de unos derechos maleables al gusto del incongruente de turno. Esta absurda represión prohibió la exhibición de pancartas de los hinchas visitantes así como el ‘peligrosísimo’ ruido de la percusión sobre un bombo. Lo sucedido es tan irracional como denunciable. ¿Qué fútbol quieren los promotores de esta desfachatez? Doy vueltas y vueltas a la pregunta y no encuentro respuesta lógica. Ninguna. ¿Un fútbol aséptico? ¿Sin colores? ¿Qué será lo siguiente, impedir animar de viva voz? Mejor no dar ideas…

RH NEGATIVO: VIENEN CURVAS

Partamos de una realidad objetiva: la defensa de este Rayo es un coladero. En 19 partidos se han encajado 43 goles, lo que deja una media de más de 2 goles por encuentro. Una salvajada. Cierto que está el fatídico episodio del Bernabéu incluido, pero sin aquellos 10 tantos el número también se aproximaría al 2 como media de goles encajados por partido. Ante el Levante, el técnico rayista optó por incluir a Tito y Dorado como centrales, con Quini y Nacho salvaguardando los flancos. La enésima probatura de Jémez en dicha línea se tornó en otro fiasco que sumar a la lista. Paco ha probado de todo en estos cuatro meses. Nada ha funcionado. Ni unos ni otros, ni laterales como centrales ni viceversa. Ni defensa de tres, ni de cuatro. Nada de nada. En pasadas campañas fue cuestión de tocar la tecla correcta, bien entrado el año, eso sí. En ésta las incertidumbres son totales y la solución se antoja muy complicada. Por supuesto, no es imposible, pero el tiempo corre en contra y cualquier opción válida parece demasiado lejana., tanto que ni se atisba a corto plazo. Agárrense fuerte: vienen curvas.

RHOpinionFirmaJG

Sorry, the comment form is closed at this time.