post20150522-4a

“El Rayo es la esperanza contra los poderosos”

Natural de Rosario, Cristian Darío Álvarez no es el típico jugador del fútbol. El guardameta argentino se crió jugando en el barrio y como tal concibe este juego, aunque su trayectoria profesional le haya llevado a militar en equipos de mayor nivel. No colecciona fotos, prefiere acumular recuerdos en primera persona. No suspira por coches de lujo, prefiere acudir al entreno en metro. Un tipo distinto al que no le disgustaría, ni mucho menos, seguir en Vallecas la temporada que viene.

“Estoy cedido por San Lorenzo. Ahora me toca volver allá a Argentina a negociarlo. La idea es desvincularme de ellos y a partir de ahí mi futuro está en aire. ¿Quedarme en el Rayo? A mi me gustaría mucho. Es cuestión de hablar con el club y ver también qué quieren ellos. Mi continuidad es más fácil que la de Paco”, bromea antes de abandonar el Estadio tras el partido contra la Real Sociedad.

La temporada ha sido muy intensa. También el fin de semana con varios actos de la mano con la afición y un discurso final, micrófono en mano, subido en la misma grada: “Este año hemos vivido muchas cosas juntos. Particularmente me recibieron muy bien y ha sido un año muy interesante, muy rico en muchos sentidos”, resume sobre la temporada de su regreso al fútbol español tras pasar por el RCD Espanyol.

Por primera vez en mucho tiempo el Rayo preparó la campaña con tres porteros profesionales en el primer equipo. La circunstancia, extraña el pasado verano, ha terminado siendo relevante por las numerosas lesiones en este puesto: “Cierto, fue un año raro por las lesiones. Tuve una distensión muscular primero y luego una rotura en el gemelo. Me sucedió justo cuando estaba jugando bien y estas cosas te van frenando, pero son producto de este trabajo y del deporte. A ver si la temporada que viene tengo más fortuna en este sentido”.

Cristian no puede ocultar que ha disfrutado de ese fútbol cercano y distinto que se vive en Vallecas en un equipo con olor a barrio: “Lo conozco porque yo vengo de ese juego, del fútbol de barrio en Rosario. Fue lindo volver a encontrarme después de varios años en equipos de Primera con un club que mantiene estos valores tan lindos. Se vive en el día a día, se recibe el calor de la gente y en este sentido ha sido muy bonito. ¿Venir en metro a entrenar? Claro que lo hago, es lo más normal, de eso se trata”.

Atrás quedan experiencias en otros equipos de primer nivel, como San Lorenzo con el que conquistó títulos en Argentina antes de llegar cedido a Vallecas. Cristian también recuerda su etapa en Barcelona en las filas del RCD Espanyol. “Es muy diferente, son ciudades y equipos muy distintos, en valores y en muchas otras cosas. El Rayo es mucho más personal, más íntimo, es un lugar donde uno se puede expresar con mayor libertad. Yo me lo he pasado muy bien en Vallecas”, asegura.

Para terminar, Cristian se vuelve a referir al barrio y a su gente, a esa conexión que le ha permitido entender mejor el lugar en el que ha trabajado esta temporada: “Cuando llegas más o menos lo sabes, pero luego descubres más cosas. Está el barrio, un campo que no es gigante pero que empuja mucho, la cercanía con la afición y con la prensa. Se vive todo de manera muy intensa y poder luchar contra los poderosos es muy lindo, con el Rayo se mantiene viva una llama de esperanza”, finaliza.

RHOpinionFirmaJCO

Post a comment