post20150215-1f

El Rayo desempolva su sonrisa

Vallecas volvió a disfrutar de una victoria de los suyos dos meses y medio después. El Rayo logró imponerse a un Villarreal alejado de su mejor versión pero que aún así dispuso de ocasiones claras para batir a Toño. Quienes sí vieron puerta fueron Alberto Bueno y Gaël Kakuta, cuyos tantos dieron una victoria que sitúa a los de Jémez en la parte media de la clasificación, 7 puntos por encima del descenso.

RH POSITIVO: EL DELANTERO INDETECTABLE

Alberto Bueno sumó su octavo gol de la temporada. El madrileño apareció en el segundo palo en un córner botado por Jozabed. Bajó el balón ante la falta de marca, se abrió hueco entre la maraña de piernas rivales y consiguió empujar la bola a la red para sorpresa y frustración de Asenjo. El gol que abrió el camino del triunfo es el paradigma de las preciadas apariciones del ’23’ franjirrojo, quien pasa desapercibido para gran cantidad de rivales y saca partido como nadie a dicha “invisibilidad”.

Se mueve como pez en el agua entre líneas, convirtiéndose en pieza muy incómoda a la hora de defender. Su temporada está siendo sobresaliente, confirmando las buenas formas que apuntaba en su etapa en la cantera del Real Madrid y que le llevaron a debutar con el primer equipo en octubre de 2008. Una joya que el Rayo no debería dejar escapar a final de temporada.

RH NEGATIVO: FACILIDADES

Con su derrota en Vallecas, el Villarreal se suma a la residual lista de equipos que no han sabido aprovechar las facilidades defensivas ofrecidas por el Rayo en su estadio. En la primera mitad los de Marcelino dispusieron de dos oportunidades muy claras. La primera de ellas tuvo en Víctor Ruiz a su protagonista. El defensor, quien no tuvo la oposición de ningún defensor franjirrojo, envió a la grada un balón franco para adelantar a los suyos.

Algo similar sucedió con Gio, quien tuvo un mano a mano con Toño que no acertó a transformar. La ocasión del mexicano fue fruto de una clásica pérdida de los locales a la hora de sacar el balón desde la defensa pese a la presión contraria. Un empeño casi suicida que esta vez no dejó víctimas en el conjunto de Jémez. Una fragilidad muy peligrosa que toca corregir de forma urgente si se pretende que la victoria no sea una excepción a la regla.

RH NEGATIVO: MÁS OBSTÁCULOS

Si quieren disfrutar del Rayo Vallecano desde el fondo del estadio, ármense de paciencia. Los nuevos registros a los aficionados bajo la atenta mirada de los miembros de la Policía Nacional provocan nuevas e insufribles retenciones en la entrada a la grada. El problema existente con el colapso que se produce tradicionalmente en esa zona se acrecienta con una medida exagerada hasta el absurdo.

Incluso las bufandas y las camisetas de los hinchas son analizadas por si se cuela algún mensaje que incite a la violencia. Surrealista, aunque no tanto como llegar a creerse que de esta forma se va a acabar con el “problema de la violencia” alrededor del fútbol. Un incordio más a sufrir por el simple hecho de ser rayista.

RH POSITIVO: CAMBIO DE TENDENCIA

Los derroteros que había tomado en imagen y resultados el Rayo en las últimas semanas habían encendido las alarmas. Más allá de la falta de gol o los graves errores defensivos, la actitud del equipo era preocupante. El naufragio en Elche de hace una semana echaba por tierra las muchas esperanzas que meses atrás había en el proyecto. Mas ante el Villarreal volvió ese espíritu competitivo que tanto se extrañó en el último mes.

No fue un triunfo brillante pero sí necesario por la inyección de moral que supone, muy en la línea de lo sucedido un año atrás con la victoria frente al Valencia. Aquellos 3 puntos cambiaron la racha de resultados de los vallecanos, que se encuentran ante una muy buena oportunidad para hacer cuenta nueva y dejar atrás tanto borrón.

RHOpinionFirmaJG

Sorry, the comment form is closed at this time.