El Rayo compite, Vallecas disfruta

El despliegue del Rayo Vallecano en la primera parte será recordado durante mucho tiempo en Vallecas. Apoyado en una apuesta futbolística honesta y atractiva, los de Jémez fueron muy superiores a un Real Madrid que apenas pasó del centro del campo en el primer acto del choque. Cobeño, titular y capitán de última hora por la lesión de Cristian en el calentamiento, fue un mero espectador de un gran espectáculo al que sólo le faltó el gol. Curiosamente fue Iker Casillas, vilipendiado en el ‘sálvame deluxe’ periodístico de la casa blanca, el que aparcó por un día su discreto rendimiento para salvar a los blancos.

Dirigidos por Roberto Trashorras, los de Vallecas encontraron numerosas vías de agua en la zaga merengue. Cinco partidos de experiencia en Primera División fueron suficientes para que Adrián Embarba dejase en envidencia de manera repetida a Carvajal por el extremo izquierdo del ataque rayista. Sin embargo, las numerosas llegadas al área y la casi decena de córners a favor no fueron suficientes para que Manuho o Alberto Bueno, los dos puntales de Jémez contra el Real Madrid, viesen portería.

Tampoco tuvo la fortuna habitual en el uno contra uno Gael Kakuta. El talento del galo sembró el peligro que acostumbra por la banda diestra, pero las imprecisiones finales impidieron que el daño sobre el área blanca fuese mayor. Mientras tanto, Kroos y Modric naufragaban en el centro del campo superados por el empuje local y abandonados a su suerte por la vaguería del resto de pupilos de Ancelotti.

El punto de inflexión llegó en el descanso. La cara del Real Madrid cambió radicalmente en la reanudación, presionando mucho más arriba y aprovechando la falta de combustible de los locales. Exhaustos por el esfuerzo e incapaces de mantener el nivel superlativo de la primera mitad, los de Jémez lamentaron no haber conseguido marcar cuando pudieron. El recuerdo del minuto 44, cuando Casillas evitó sobre la línea el 1-0 en un claro remate de cabeza de Trashorras, fue poco a poco dañando la fortaleza mental de los franjirrojos.

Fue entonces cuando el Rayo perdió el balón –a pesar del intento de Jémez introduciendo a Jozabed por Fatau- y cuando los saques en largo de Cobeño no encontraron la misma recompensa que los saques en corto de la primera mitad. Cristiano tomó el mando y espoleado por un posible penalti no señalado se puso como objetivo marcar y pasar factura a la grada por sus mofas del conocido “buuuhhh”. Dicho y hecho. A veinte para el final el portugués aprovechaba una internada de Carvajal hasta la línea de fondo para marcar de cabeza y adelantar a los visitantes, que ya llevaban un buen rato rondando el gol.

Sin margen para la reacción, James hacía el segundo y cerraba el choque para los madridistas, dejando aparcado definitivamente el canguelo de la primera parte. La salida de Miku por Alberto Bueno no pudo dar cambiar el ánimo de los vallecanos, vacíos por el esfuerzo y superados por la diferencia de calidad en sus materias primas.

Así las cosas, el tramo final del choque quedó reservado para el disfrute local. La grada al completo -en la que Bukaneros dejó a un lado la huelga de animación- reconoció el esfuerzo de sus jugadores. Lo propio hizo su técnico, saludando uno a uno a sus discípulos antes de ganar el túnel de vestuarios y valorando su esfuerzo posteriormente en sala de prensa. Incluso los rivales y la prensa ocasional, expuesta a Vallecas y al Rayo sólo dos veces al año, valoró positivamente la otrora enajenación mental transitoria de Paco Jémez. Tiempos de bonanza en la Avenida de la Albufera.

RHOpinionFirmaJCO

PUNTUACIONES RAYO HERALD

7 COBEÑO

7 TITO

8 ZÉ CASTRO

8 AMAYA

7 NACHO

7 FATAU

8 TRASHORRAS

8 EMBARBA

7 KAKUTA

7 BUENO

7 MANUCHO

6 JOZABED

7 MIKU

6 AQUINO

9 JEMEZ

SOCIAL

DETALLES


#VALLEKASESDEPRIMERA
La grada de Vallekas disfrutó con el despliegue de su equipo frente al poderoso Real Madrid. El fondo de Bukaneros levantó la huelga de animación y el Estadio volvió a sonar como en las grandes ocasiones.


¿QUÉ ME PASA DOCTOR?
La mala fortuna se ha instalado en la portería del Rayo Vallecano esta temporada. El ciclo de lesiones de los tres guardametas de la primera plantilla parece no tener fin. En esta ocasión fue Cristian el que sufrió un problema en el gemelo en el calentamiento previo al partido. Cobeño ocupó su puesto como titular, mientras que Toño tuvo que salir corriendo de su casa, donde descansaba con amigdalitis, para llegar a tiempo al banquillo.

LO QUE PUDO SER Y NO FUE
La gran primera parte del Rayo Vallecano no tuvo recompensa. La jugada clave del choque llegó al borde del descanso cuando Roberto Trashorras, a pase de Tito, remató de cabeza en el segundo palo. Iker Casillas respondió con una parada de reflejos que mantuvo el empate inicial al descanso. En la segunda parte, el Real Madrid se llevó el gato al agua.

PODER ASIÁTICO
El patrocinio de QBao está abriendo nuevos horizontes al mercado del Rayo Vallecano. En esta ocasión, un nutrido grupo de visitantes asiáticos disfrutó en directo de la visita del Real Madrid al Estadio de Vallecas.

DEBUT DE MIKU
Miku se estrenó en partido oficial con la camiseta del Rayo Vallecano. El delantero venezolano, inédito desde su llegada a Vallecas en el mercado de invierno, disfrutó de sus primeros minutos como franjirrojo ante un rival tan complicado como el Real Madrid. Con la baja de Léo por lesión para las próximas semanas, se espera que Miku tenga más oportunidades en el once de Paco Jémez.

TAGS >

Sorry, the comment form is closed at this time.