Lunes de pesadilla

post20150113-1h

Ni feudo inexpuganable, ni fortín, ni “Vallekanfield”, ni las escasas medidas con su estrechez infundada, ni el ambiente, ni la épica, ni la valentía, ni el coraje, ni la nobleza, ni el espíritu de Felines, Capón, Cota, ni los “güevos” de Diego Costa, ni las “hostias” de Camacho al banquillo, y lo que es peor: ni la velocidad de Kakuta, ni los goles de Bueno, ni el experimento de Licá de delantero, ni la defensa de 3, ni los laterales cambiados de banda, ni el “trivote” de medio centros, ni Aquino como revulsivo, ni el éxtasis de la salida de Manucho, porque nada, absolutamente nada funcionó en el Rayo de Jémez ayer. Otro drama.

Resumamos. Partido infumable del minuto 1 al 93, coñazo mastodóntico desde los tornos de entrada, el cacheo rancio de rigor, el gol legal de Bueno, el de en propia meta de Abdou y el enésimo experimento en forma de alineación de Jémez. Ayer no salió nada ante el Córdoba y el rayismo se fue otro lunes a casa jodido después de la 6ª, sí, la 6ª derrota del Rayo en Vallekas.

Vayamos por partes si han conseguido leer hasta aquí sin enfadarse más aún de lo que están. ¿Alguno de ustedes hoy ha llegado a su trabajo y de repente le han cambiado de puesto? Seguro que aún así han tirado de experiencia, bagaje, cariño y han hecho lo posible por hacerlo bien. El de contabilidad ahora lleva los palet del almacén, hay uno de recursos humanos cerrando patrocinios, el señor de la limpieza lleva el excel de “controlling”, e incluso su compañero que repone los lineales está de seguridad en la puerta del supermercado. Conclusión: todos estamos preparados para abrir la tienda, la abrimos, nos ponemos a vender…y de repente viene el drama. Luego corriendo a todo correr lo queremos arreglar pero ya es muy tarde. Eso hizo ayer Jémez con el Rayo: popurrí de jugadores por el césped de Vallekas mirándose unos a otros ante un rival desesperado que sabe que en un momento dado llegará un error que aprovechar.

Eso sí, no pasa nada, claro que no. Estos mismos futbolistas vienen de ganar en Getafe y de dar una lección de fútbol en Copa ante el Valencia. De esta amplia plantilla se han escrito alabanzas y se ha dicho que incluso es la mejor de los catorce años que llevamos de siglo XXI. Yo así lo pienso, vaya por delante. Han aparecido futbolistas de la nada: Abdou es un gran central, Jozabed una apuesta de futuro, Baena ha pasado de desahuciado a ser insustituible, Bueno es casi el mejor goleador nacional y ha llegado un jugador mayúsculo como Kakuta, entre otras cosas. Pero lo perpetrado en esta nueva derrota, y van seis, lo recuerdo de nuevo, enfadó y mucho a la fiel parroquia de la Albufera.

Jémez se irá como todos, como se fue Paquito, Juande Ramos, Manzano, Pepe Mel y Sandoval, y costará acostumbrarse a un nuevo sistema del que venga, a una nueva forma de ver el fútbol. Que a nadie se le olvide porque atrás quedará la mejor clasificación de la los 90 años de historia del club, el fútbol de posesión, las alabanzas de tantos y tantos medios que sólo han visto al Rayo dos partidos y los infartos por sacar el balón jugado desde la misma línea de gol. Pero llegará alguien en quien volver a creer. No pasa nada, se irán todos, absolutamente todos, y se quedarán los de siempre: los que cada verano renuevan su abono.

RHOpinionFirmaFS

Post a comment