post20141211-1a

Crimen y castigo

Al más puro estilo de la obra de Dostoievski, embriagado aún por la complejidad de los hechos acaecidos en el Atleti-Dépor hace unas semanas, me obligo a escribir del tema. Me cuesta y lo reconozco, pero me meto los dedos en la garganta y devuelvo sin apenas reflexión y cargado de dudas. Allá va, léanlo si les da la gana y si no ya saben, a ver la tele.

Empiezo fuerte, ¡qué no hombre, qué no, qué no hay huevos a cerrar Vallekas, qué se atrevan a quitarle puntos, sólo uno, medio, que lo bajen a 2ª División o a Preferente, qué lo intenten, qué cierren la grada de Bukaneros o el fondo de Teniente Muñoz Díaz, qué sabrán lo que es un barrio al estilo Fuente Obejuna, la defensa del Cuartel de la Montaña o el Alcázar de Toledo. Qué no saben de lo que están hablando, que les juro que tendrían que pasar por encima de miles de vallecanos que cada quince días alcanzan el éxtasis de Santa Teresa en cuanto entran a la Catedral del Fútbol!

Sr. Villar, Sr. Cardenal, Sr. Tebas, ¡váyanse todos ustedes a freír puñetas, todos, ustedes y lo cientos de “corbatas” como bien los llama Sánchez Blas, chupópteros y abraza farolas varios, como los llamaba García, y sinvergüenzas de toda índole que habitan palcos, Liga, Federación, CSD y toda sigla que huela a rancio! Déjennos de una santa vez vivir nuestro sueño.

¿Qué Vallekas insulta al fútbol? Señores, Vallekas es el FÚTBOL en mayúsculas, el que aplaude al rival cuando lo merece, el que es obrero, social, comprometido, amante de las causas justas e incluso alguna injusta. Ahora un desahucio, ahora una ley del aborto, luego una recogida de alimentos solidaria, una bocanada de aire fresco en una sociedad cada vez más racista, xenófoba, homófoba e indolente. Ellos, vosotros, nosotros, tú y hasta yo, nos hemos hartado de defender a nuestro Rayo allá donde hemos estado. Gijón, Compostela, Oviedo, Bernabéu, Molinón, Calderón, Soria, Burdeos, Zamora, Almendralejo o Benidorm, y así llevamos 90 años peleando contra la falsa imagen del barrio, llorar por él, reír con él, y lo más importante: SENTIR.

Ahora, cuando otro muerto flota bajo la niebla en el Manzanares, ellos despiertan de su letargo con el cadáver aún caliente y claro, se lanzan contra el más débil, porque es lo fácil, porque es remar a favor de corriente. Y unos sacan un comunicado echando al Frente, ¿qué Frente? Otros suben a sus rapados más alto y se quitan del medio a tres o cuatro. Otros cierran gradas y a todos nos imponen una pancarta romanticona y facilona…qué fácil es todo.

Y todo lo hacen porque hay otro muerto para comparar con Zabaleta. Y siempre son los mismos, los mismos que acumulan esvásticas, cruces gamadas, águilas varias y cantos de todo tipo a favor del apartheid, el nazismo y la ultra derecha más rancia de esta piel de toro. Pero aquí no pasa nada, porque los ultras son todos iguales a la hora de equiparar sus actos y actitudes.

Dijo hace unos días el gran Quique Peinado que igual este país aún no ha superado su Guerra Civil después de 80 años. Me costó digerirlo, pero hay días que uno se levanta, lo piensa y le da mil vueltas a todo otra vez. Que juro que me resulta imposible pensar que a tu Rayo y al mío lo van a convertir en cabeza de turco, y luego, otra vez lo fácil, se colgarán las medallas y cenarán, reirán y brindarán por su éxito, hasta que otra vez el río, el descampado y el frío filo de una navaja, se vuelva llevar a otro hincha al cielo. Da igual, los malos siempre son los mismos.

RHOpinionFirmaFS

Post a comment