Bofetada a la racanería

Jémez lleva tres años luchando contra la racanería. Ha ganado. El acercamiento al juego propuesto por el técnico cordobés ha demostrado de manera consistente ser mucho más efectivo que las miles de propuestas cicateras extendidas por banquillos rácanos y mezquinos. La remontada frente al Granada de Abel Resino, fiel exponente de técnicas tacañas, fue un fiel reflejo de ello.

El tanto de Jhon Córdoba en el minuto ocho no sólo complicó el partido para los locales, sino que obligó a posicionarse a los dos conjuntos de cara a los ochenta minutos restantes. De la mano de Roberto Trashorras, faro incuestionable del juego de la franja, el Rayo Vallecano fue poco a poco olvidando el despiste inicial hasta poner cerco en repetidas ocasiones a la meta de Oier.

Aunque el empate no se materializaba, la tendencia del choque obligaba al optimismo de una afición local que llevaba gozando de su fútbol y de su barrio desde las 16:00h en Dolores Folgueras 6. Mientras, el talento de Fran Rico, Piti y Rubén Rochina deambulaba por el césped de Vallecas sin más objetivo que dejar pasar los minutos sin que se moviera el marcador. Eso o que sonara una flauta en forma de error puntual del Rayo para escapar con el botín y defender con

un resultado puntual lo indefendible de una oferta pobre. Para el que no lo recuerde, el Granada firma cada verano y cada invierno jugadores fuera del alcance económico de muchos modestos. Ponderar lo que ofrecen cada año unos y otros, mirando de reojo a los banquillos y a sus direcciones deportivas, es más que conveniente en estos casos.

Así las cosas, el guardameta del Granada se encargó de mantener la ventaja visitante antes del descanso. Dos brillantes intervenciones a remates de Alberto Bueno le convertían en el mejor del partido, ayudado también por la fortuna. Y es que Zé Castro tuvo muy cerca el primer tanto local con gran remate de cabeza que se estrelló en el travesaño.

Tras el parón llegó la peor fase en el juego del Rayo Vallecano. Los de Abel buscaban dormir el partido para darle una alegría numérica, que no de juego, a los quinientos seguidores granadinos que no paraban de animar a los suyos desde su puesto en el lateral de la Albufera. Los de Jémez, bloqueados por el muro rival, pedían a gritos un cambio táctico y anímico.

Ese revulsivo llegó desde el banquillo de las suplencias. Embarba y Manucho se incorporaron al

juego con media hora por delante y muchas cosas que hacer. El efecto fue prácticamente inmediato, no sólo por sus acciones individuales sino por el espacio que se generó para Gael Kakuta y Alberto Bueno. El francés y el madrileño volvieron a juntar sus talentos para darle la vuelta al choque en un visto y no visto.

El Granada, aturdido, aguantaba como podía los golpes encomendando su suerte a una acción de fortuna que evidentemente no llegó. Lo que sí llegaba, siguiendo al doblete de Bueno, era la puntilla de Embarba con el tres a uno justo antes del pitido final del colegiado. El gol del joven extremo ponía punto y final a una tarde de alegría en Vallecas, culminada minutos más tarde por una ‘vida pirata’ con los jugadores sobre el campo y una bandera del Rayo, la misma que cubría el mural de Willy en la previa, presidiendo el acto.

Unos vendrán y otros se irán, habrá equipos que opten a ganar títulos y que ofrezcan mejores condiciones, pero en Vallekas hay una premisa que no se negocia: siendo del Rayo y jugando en el Rayo se puede ser muy feliz.

RHOpinionFirmaJCO

PUNTUACIONES RAYO HERALD

6 CRISTIAN

6 QUINI

7 ZÉ CASTRO

7 AMAYA

7 NACHO

7 BAENA

8 TRASHORRAS

5 LICÁ

8 KAKUTA

9 BUENO

6 LEO

8 EMBARBA

8 MANUCHO

8 INSÚA

9 JEMEZ

SOCIAL

DETALLES


10.952 ESPECTADORES
La asistencia oficial al Rayo Vallecano – Granada fue de 10.952. La grada del Estadio de Vallecas mostró un gran aspecto para el duelo entre vallecanos y andaluces, incluyendo unos 500 aficionados visitantes desplazados en autobuses puestos por su club. El ambiente, con la remontada del Rayo Vallecano en la segunda mitad, recordó por momentos al de las grandes ocasiones.


LASS, EN LA GRADA
Lass Bangoura regresó a Vallecas pero no lo pudo hacer vestido de corto. El extremo, cedido por el Rayo Vallecano al conjunto andaluz, tenía una cláusula que le impedía jugar contra su club de origen. Además, Lass se recupera estos días de una pequeña lesión, por lo que aprovechó el descanso para trabajar en su recuperación.

SER FELIZ EN VALLECAS
El gol de Adrián Embarba coincidió con el final del partido y con una explosión de alegría tanto en el césped como en la grada. Equipo y afición celebraron de manera conjunta la remontada, conectando como en las grandes ocasiones. Las caras de felicidad de todos los jugadores mostraron bien a las claras cómo se puede ser muy feliz en un equipo humilde como el Rayo Vallecano.

SIETE SEGUIDOS
La racha goleadora de Alberto Bueno ya forma parte de la historia del Rayo Vallecano. El delantero ha marcado los últimos 7 goles de su equipo: 4 contra el Levante, 1 en el Camp Nou y los 2 primeros contra el Granada. Además, Bueno se ha convertido en el máximo goleador en Primera de la historia del Rayo y es el máximo goleador nacional de Primera esta temporada. El brillo de sus ojos refleja con claridad el momento dulce que vive.

ESTO LO ARREGLO YO

Manucho calentó durante un buen tramo de la segunda parte antes de saltar al terreno de juego. El delantero cambió el rumbo del partido con sus aportación tanto en los goles en el trabajo sin balón en beneficio del grupo. Al término del choque su técnico, Paco Jémez, tuvo palabras de elogio para él en rueda de prensa.

TRASHORRAS, AL FOSO

Trashorras dio el susto en la primera parte con una acción en la que pudo terminar muy dolorido. El centrocampista del Rayo Vallecano fue empujado por Córdoba en la disputa de un balón muy cercano a la línea de banda. Desequilibrado en carrera, el jugador gallego terminó empotrado entre los compañeros de la prensa gráfica y el cemento que separa el campo de la grada. Por fortuna para Trashorras -y para el Rayo Vallecano- la jugada terminó sin mayores consecuencias.

CORDONES NARANJAS

Los jugadores del Rayo Vallecano lucieron cordones naranjas en sus botas. El gesto se produjo como muestra de apoyo a las reivindicaciones de sus aficionados, molestos por las medidas de control que vienen sufriendo en las últimas semanas. Al final del partido, con la victoria en el bolsillo, todos celebraron juntos el triunfo con la ya habitual ‘vida pirata’ en el Estadio de Vallecas.

DESAPERCIBIDO

Francisco Medina Luna pasó por la que fuera su casa sin hacer ruido. El antaño referente del ataque franjirrojo apenas participó en el juego en una noche aciaga para él y el resto de sus compañeros. De esta manera, la zurda de Piti pasó completamente desapercibida. En cualquier caso, el jugador catalán fue despedido con aplausos cuando se marchó del césped después de atender a las televisiones.

TAGS >

Sorry, the comment form is closed at this time.