Arrinconados hasta la derrota

Merecida derrota del Rayo Vallecano en San Mamés a manos de un Athletic que empujó más por la victoria. El conjunto dirigido por Ernesto Valverde arrinconó a los visitantes durante gran parte de los noventa minutos hasta terminar consiguiendo la victoria, no sin cierta fortuna, en el último suspiro del choque.

En esta ocasión los de Jémez ni se obcecaron con el balón corto ni tomaron riesgos excesivos en la zona defensiva. Sin embargo, la seriedad defensiva -en la que destacó la eficacia de la pareja de centrales formada por Amaya y Zé Castro- terminó siendo insuficiente para sumar ante el Athletic. Superados en posesión y control del juego, los discípulos de Jémez apenas podían sobrepasar la línea del centro del campo con el balón controlado.

Fatau, incansable en el apartado destructivo, intentaba complementar a un Jozabed desconectado por la falta de opciones. A ello contribuyó, una vez más, la decisión errónea de permutar las posiciones de Kakuta y Licá en los extremos. El francés deslumbró en un primer cuarto de hora brillante, para perderse después en la rareza de hacerle jugar a pierna cambiada en la banda derecha. Con el cartucho de

Kakuta desperdiciado, fue Léo Baptistao -de nuevo errático y muy desacertado– el encargado de echar por tierra cualquier esperanza de rascar un resultado positivo en tierras vascas. En los primeros compases de la segunda parte, con todo a su favor en un claro dos contra uno, el jugador cedido por el Atleti regalaba el esférico de forma incomprensible al único defensor en los alrededores.

Esa jugada pudo cambiar el partido, pero no lo hizo. Tampoco lo había hecho Fernández Borbalán en la primera parte, perdonando la expulsión a Nacho por una mano clara que habría supuesto la segunda amarilla para el lateral. El daño no fue inmediato pero pasó factura en el descanso, ya que Jémez tuvo que sustituir al defensor por precaución. El movimiento, sumado al cambio de Toño por lesión, dejó al técnico sin margen de reacción en la segunda mitad.

Mientras tanto, el Athletic arrinconaba a su rival en campo contrario con más corazón que cabeza o buen fútbol. Toño, justo cuando los aficionados visitantes alzaban sus bufandas al aire en honor a la franja en el minuto 24 de partido, evitaba el uno a cero con una estirada espectacular tras un claro testarazo de Laporte.

El partido fue poco a poco entrando en su recta final sin goles pero con mucha intensidad por parte de los dos contendientes. El Athletic lamentaba situaciones puntuales de gol, como un claro remate de Unai en la primera parte, intuyendo que se le escapaba la victoria ante un Rayo muy digno. Los de Jémez querían pero simplemente no podían. El técnico, que cumplía cien partidos en Primera con la franja, apostó por Manucho en lugar de Léo como último recurso para meter a su equipo en el partido.

No lo consiguió y en su lugar fue el conjunto local, animado por la energía de Williams, el que arrimó el ascua a su sardina en los compases finales del choque. Así las cosas, ya en el minuto 85, Licá no acercaba a sacar el balón jugado en campo propio. Tras una serie de rebotes el balón terminaba en los pies de Aduriz, que no perdonaba ante la estirada de Critian Alvárez bajo palos.

Algarabía local y decepción de un conjunto visitante que no pudo brindarle un mejor resultado a los más de 700 desplazados con la franja a San Mamés. El punto que se fue al limbo será olvidado o añorado en función de lo que consigan los de Jémez el sábado que viene en Vallecas contra el Levante en lo que será un partido vital para los dos conjuntos.

RHOpinionFirmaJCO

PUNTUACIONES RAYO HERALD

7 TOÑO

7 TITO

7 ZÉ CASTRO

7 AMAYA

6 NACHO

7 FATAU

5 JOZABED

5 LICÁ

6 KAKUTA

6 BUENO

3 LÉO

5 CRISTIAN

5 MORCILLO

5 MANUCHO

6 JEMEZ

SOCIAL

DETALLES

ESCENARIO DE LUJO
El rayismo volvió a disfrutar de un escenario de primer nivel en uno de los desplazamientos más numerosos de la temporada. Más de 700 seguidores del Rayo Vallecano arroparon a su equipo en el nuevo San Mamés. La derrota no empañó el esfuerzo de una afición franjirroja que tuvo un comportamiento intachable durante todo el fin de semana en Bilbao.

PESADILLA
Aduriz certificó la derrota del Rayo Vallecano a falta de cinco minutos para el final del choque. A sus 34 años el ariete volvió a ser una auténtica pesadilla para la zaga rival. A pesar del buen partido de Amaya y Zé Castro, atentos y contundentes en el corte, el goleador del Athletic terminó saliéndose con la suya.
¿OTROS CIEN?
El partido en San Mamés hizo fue el número 100 de Paco Jémez en Primera División, todos ellos en el banquillo del Rayo Vallecano y de forma consecutiva. Al término del choque Jémez aseguró que le gustaría cumplir otros cien partidos más dirigiendo a la franja roja. De momento, su balance al frente de los vallecanos es del 37% de victorias.

TAGS >

Sorry, the comment form is closed at this time.